jueves, 9 de mayo de 2013

19.

Me encontré una nota tuya. Pequeña. Simple. Mágica. He contado las palabras, incluso las he repetido todo el día dentro de mi cabeza.

Me encontré una nota tuya y sonreí. Así que con el mismo gusto te escribí una. La dejé en algún lugar, dentro de algún sitio que ya no recuerdas.

Encuéntrala; pero no la busques. Algún día, en algún lugar, aunque no sea mi letra, y sobre todo aunque no sean mis exactas palabras. Sabrás que yo también te he dejado una nota.